Comprar vino, cultura y economía desde el principio de los tiempos

Posted by

Hay actividades alrededor del mundo de las que nunca podríamos imaginarnos cómo llegaron a ser una actividad comercial y de cómo llegaron al punto de cuánto cobrar por un servicio en donde se encuentra involucrada dicha actividad, este es el caso el vino.  

Sabemos a través de la historia que el vino se encuentra como una de las bebidas más antiguas conocidas y que además se encontraba asociado a algunos mitos y ritos. Pero también es de suma importancia conocer qué le dio tal relevancia, cuál era su mercado, la primera bodega o el primer viñedo. 

Es posible que muchas de estas respuestas se tornan largas dando paso a alguna historia bastante interesante e importante para la civilización humana con lo que podría despertar más curiosidad e interés sobretodo para la industria del vino. 

Breve historia conocida

Al parecer el primer vino se remonta a la Edad de Piedra por lo que se presume que fue al azar y producto de la fermentación accidental de los frutos almacenados en alguna estación. Y si por ejemplo se hace referencia al primer viñedo, este podríamos ubicarlo en tierras turcas o Armenia alrededor del año 4100 justo antes de la era común. 

Aunque podríamos pensar que dichas culturas no han sido relevante, ahora entendemos que sí y ello es debido al vino. En cuanto a los egipcios, también figuran como excelentes productores de tal elixir, así como de su consumo, y de ello si quedó una extensa referencia que recalca el origen, cultivo y producción. Los egipcios después de elaborar el vino, lo clasificaba depositado en tumbas con lo que se le rendía homenaje a los muertos y cuya finalidad era que en su siguiente vida no pasarán sed. 

El negocio de vino

Llegado el momento de los griegos, estos siempre hacían hincapié en cuanto a elogios hacia el vino, y esto se debe a que adquirieron por medio de la herencia muchos de esos conocimientos que los egipcios le legaron. 

Fueron los griegos quienes para bajarle los grados al vino, lo mezclaban con agua y en oportunidades esta era de mar. Se encargaron de producir vinos para todos los gustos y de igual manera para diversas clases sociales, por lo cual el precio del vino pasó a ser distinto así como sus ingredientes. 

En cuanto a los fenicios, estos fueron los que se encargaron de llevar con éxito el vino a España alrededor del siglo VII antes de Cristo; debido a su cultura y todo ese afán de comercializar esto les abrió un gran camino y un excelente mercado en el que el hecho de comprar vino se convirtió en un lujo. 

Por su parte, una de las culturas más influyentes como fueron los romanos obtenían el vino para ser consumido por las grandes élites, por sacerdotes y por quienes se encontraban enfermos. Con el tiempo se iniciaron testimonios de cultivos y prácticas vitícolas con lo cual su consumo pasó a ser algo normal y habitual incluso para las tropas. 

Finalmente, el vino se metió lentamente en todas las culturas, usándose para diversas actividades como sanaciones, por religiosos, con fines lucrativos, o simplemente por gusto. Lo importante es que su legado lo ha distinguido de todo manteniéndolo latente en la industria como elemento relevante de muchas economías.