¿El riesgo de cáncer se incrementa con la ingesta de alcohol?

Publicado por

En los últimos años, el tema del alcohol y el cáncer ha dado origen a una amplia discusión, pues de acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, el alcohol se conoce como una causa de cáncer de boca, garganta (faringe y laringe), esófago, mama, hígado e intestino que puede dejar a las personas en condiciones de cuidados paliativos.

Según la Ciencia

Hasta ahora, nadie se encuentra seguro de la manera exacta en cómo el alcohol incrementa la probabilidad de que se llegue a formar cáncer, pero si es posible encontrar ciertas teorías bien sustentadas sobre la manera en cómo podría funcionar. El alcohol que se encuentra en las bebidas alcohólicas, se trata de un compuesto orgánico denominado etanol, y al descomponerse tiene la capacidad de dañar el ADN causando potencialmente cáncer. 

Del mismo modo, se conoce que el etanol puede interferir con la capacidad del cuerpo para lograr absorber ciertos nutrientes como el folato, lo que podría conducir a alteraciones en las vías celulares normales del cuerpo. Finalmente, el alcohol se conoce por incrementar los niveles sanguíneos de la hormona estrógeno, que se encuentra vinculado al riesgo de cáncer de mama.

Por otro lado, el alcohol aumenta indirectamente el riesgo de cáncer pues causa un aumento en el peso corporal. El alcohol viene a ser una fuente de calorías vacías, lo que contribuye al fenómeno de la «cerveza-vientre». Un gramo de alcohol es capaz de proporcionar 7 kilocalorías de energía, convirtiéndose en el segundo nutriente más denso en calorías después de la grasa, que proporciona 9 kilocalorías de energía por gramo. 

Tal ingesta puede hacer que no sea sencillo mantener un peso corporal saludable, ello sin mencionar que el alcohol puede hacer que se tenga más hambre, llevándonos a consumir altas calorías al final del día. El sobrepeso u obesidad ha sido asociado con un mayor riesgo para nueve tipos de cáncer, en tal sentido, el alcohol también puede incrementar el riesgo de cáncer en este sentido.

¿Demasiado, es cuanto?

No se conoce de un límite que pueda denominarse «seguro» cuando se trata de la ingesta de alcohol en relación con el riesgo a desarrollar una serie de cánceres. Lo que sí se puede afirmar, es que cuanto menos alcohol se ingiere, menor será el riesgo de cáncer. También, podríamos decir que no existe diferencia en el riesgo en función del tipo de bebida, ya que se trata del alcohol en sí, el que aumenta el riesgo de cáncer. 

¿Existen algunos posibles beneficios para la salud tras la ingesta de alcohol?

Contrariamente, se pueden encontrar algunos estudios que se hicieron en el pasado con los que se sugiere que beber mínimas cantidades de alcohol podría ser bueno para la salud del corazón, como se ha hecho típico en el Mediterráneo. Pero, ante algunas recientes revisiones, se ha llegado a la conclusión de que cualquier beneficio potencial sólo será aplicado a las mujeres mayores de 55 años o más y que además beben muy poco. Por lo que recomendamos no consumir alcohol si se desean obtener beneficios para la salud.