El vinos como base económica de las grandes civilizaciones del mundo

Posted by

Posiblemente a nivel internacional, las casas de colonias no son tan conocidas como el vino, y es que esta bebida ha marcado el desarrollo de la historia de la humanidad desde sus inicios. Alrededor del mundo, el sector vitivinícola se caracteriza por la existencia de un conjunto de países que se presentan como dominantes concentrando en gran medida la industria mundial del vino, estos son Italia, España y Francia. 

Dicho grupo de países se encuentra desde hace mucho liderando la superficie cultivada de viñedos, la producción de uva, así como también la elaboración de vinos. Afortunadamente para quienes se deleitan con tal elixir, desde hace unos años, han surgido más países emergentes entre los que se encuentran Argentina, China, Estados Unidos y Australia que de manera paulatina se han consolidado en dicho sector, con lo que  van disminuyendo la carga de los países del viejo continente. 

Para poder comprender la manera en la que se ha expandido el cultivo de la vid a nivel mundial, es importante conocer su origen y evolución, y de esta manera comprender su expansión en la actualidad, así como la producción, exportación e importación de dicha bebida. 

Orígen del vino en el mundo 

La actividad vitivinícola en el mundo se ubica a más de 5.000 años a.C. en Oriente Medio pero también en el sector más Oriental del Mar Mediterráneo. La agricultura desarrollada en estos territorios es bastante fértil debido al clima Mediterráneo, razón por la que se cultivaban los tres productos básicos como el olivo, el trigo y la vid. Testimonios gráficos sustentan su existencia en el área de Mesopotamia, pero también en la localidad iraní de Ghani Surshta, hacia el tercer milenio a.C. 

En ellas se representan las primeras apariciones del cultivo de la vid, dentro de las civilización es en lo que al parecer son vasijas con restos de algunos líquidos similares a los que se producen por el vino. Así mismo, se encontraron otros recipientes con una especie de cuello bastante estrecho y alargado que se supone eran muy utilizado para trasladar líquidos. 

Diversos autores sostienen tal afirmación, y sitúan el origen del vino en el área de Asia Menor, a orillas de los grandes ríos como el Tigris y el Éufrates, los cuales permitían la comercialización más fácilmente, para trasladarse con el tiempo a lo largo de la cuenca del Mediterráneo a las grandes y diversas civilizaciones. 

En cuanto a las primeras manifestaciones decorativas, éstas se encuentran plasmadas en los palacios y mausoleos de los grandes faraones y emperadores de las más conocidas civilizaciones, entre ellas la mesopotámica y la egipcia, posteriormente la romana y la griega. 

En tales representaciones se plasmaron escenas de la vida cotidiana donde se observan personas consumiendo uvas, o simplemente fueron dibujadas como elementos decorativos que servían para adornar galería, jardines y patios de los palacios, en los que utilizaban iconografía vitivinícola, entre ellas imágenes de vendimias, elaboración del vino, o simplemente racimos de uvas y cepas como el bajorrelieve de Assurbanipal II.

Pero sin ninguna duda fueron los egipcios quienes más exaltaron tal bebida en papiros, vasijas, ánforas, pinturas, en sus actividades agrícolas, cepas, en fin, gracias a ellos el vino cobra el sentido que en la actualidad le damos.