Il vino come grande protagonista dell'economia e della salute

Inviato da

Nel caso della Spagna, è possibile trovare un'approssimativa di 1.170.000 ettari di vigneto di cui, Castilla-La Mancha ha una superficie di 600.000 ettari di vigneto, questo suppone più di uno 50% dal vigneto spagnolo, un 17% del europeo y un 7,7% del viñedo a nivel mundial, en consecuencia, mayor viñedo alrededor del mundo.

Debido a su potencial y en lo que respecta a la producción de vinos de excelente calidad, La Mancha se ha convertido desde hace muchos años en la despensa de los vinos a granel de origen españoles. Desde La Mancha es posible exportar mosto y vino a granel para todo el mundo, ya que además se trata de la región que mayor producción de alcohol etílico refleja, lo que supone el 20% de la producción, aportando el 80% del mercado mundial de mostos y alcohol vínico, lo que conlleva una facturación de varios cientos de millones de euros.

Pero en la actualidad, este panorama está cambiando ya que el viñedo se renueva progresivamente gracias al apoyo del Gobierno regional y de la Unión Europea. Castilla-La Mancha dejó de abastecer a otras regiones, cuyos vinos eran conocidos como los más famosos, para poner en valor sus propios vinos, modernizando con las últimas tecnologías sus bodegas y de esta manera fomentando la promoción y comercialización en el mercado, tanto nacional como internacional.

Cada año, Castilla-La Mancha alcanza una producción media de 25 un 30 millones de hectolitros de vino y de mosto (31,2 en 2014). En nuestros días, un total de 70.000 familias castellano-manchegas reciben su aporte económico mensual directamente de los ingresos que les aportan la uva y el vino. Cada año, dicho mercado genera 9 millones de jornales, que llevado a cifras laborales equivale a 38.000 puestos de trabajo. Aquí es que radica la importancia que tienen los viñedos para la economía castellano-manchega.

El vino siempre ha sido un gran componente de la Dieta Mediterránea, aparte de alimentos frescos, locales y de temporada como lo son el aceite de oliva, verduras, y hortalizas en abundancia y frutas, leguminosas, frutos secos, quesos y yogur, pescado, pan, pasta, cereales y sus derivados, todo en compañía de un consumo moderado de vino, carnes de cordero y pollo.

De acuerdo a múltiples estudios, los países mediterráneos presentan la incidencia de mortalidad por enfermedades cardiovasculares más baja, mientras que su esperanza de vida es más alta. Con tan solo una ingesta moderada y regular de vino es posible asociarlo con una reducción de la mortalidad general de entre el 24% y el 30%, arrojando como consecuencia un menor número de fallecimientos debido a enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Por su parte, la medicina que hasta estos momentos se encontraba volcada principalmente en curar o aliviar los órganos que ya estaban dañados o en resecar las partes dañadas mediante la cirugía, en la actualidad se ha centrado más que nunca en lograr combatir las causas y el origen de la enfermedad; Voglio dire, en por qué se manifiesta o desarrolla determinada enfermedad.