Vino e suoi difetti

Inviato da

In questi tempi, bere un buon vino è il sogno di molti, e l'abitudine degli altri. Ma se il vino è mosso, la storia è un'altra. Forse questo è uno dei difetti più noti del vino, aunque existen otros que pueden ser encontrados en el vino. Aquí te los explicamos.

El vino picado: se trata de un vino con gusto agrio y se que se volvió defectuoso. Los motivos para ello pueden ser las malas prácticas enológicas que se usan durante su elaboración o quizás, una inadecuada conservación en la botella. En oportunidades se puede escuchar alguna frase como «El vino sabe como a vinagre», y es que los vinos picados pierden por completo su carácter afrutado para avinagrarse.

Vino con TCA: podemos notarlo cuando captamos es «gusto a corcho», el cual se trata de un defecto bastante común y por ende, una de las principales causas en la devolución de los vinos en los restaurantes. Este es un olor producido por los componentes volátiles que se encuentran en el corcho y en las maderas que se usan en la bodega.

Y es que, tanto el corcho como la madera vienen a ser elementos naturales que son susceptibles de albergar un gran número de microorganismos como pueden ser los hongos, levaduras y bacterias siendo poco agradables a las alteraciones olfativas si se da el caso de las reacciones bioquímicas como la metilación de los clorofenoles.

Vino con sulfuroso: este es posiblemente uno de los defectos más famosos aunque no sea un aspecto positivo, y ello se debe a que casi en todos los vinos existe la presencia de sulfuroso, dejando a un lado algunos vinos naturales al que no se le añaden en absoluto. El sulfuroso se trata de un antioxidante y antimicrobiano, y más allá de contar con un uso tan común, si se hace en exceso viene a ser un defecto del vino.

Vino con Brettanomyces: o bretanomices son unas levaduras que pueden aparecer durante el proceso de fermentación. Cuenta con un aroma característico a animal, a cuadra, a almizcle y es considerado como un defecto en el vino.

Vino con sulfhídricos: El sulfhídrico es un compuesto azufrado que hace su aparición durante la fermentación del vino. Como se trata de un compuesto que es extremadamente volátil se elimina de forma rápida al airear el vino. Si el vino no se encuentra convenientemente oxigenado, surge el olor a huevos podridos, que es característico del sulfhídrico, lo que derivaría en mercaptanos, cuyo olor característico es a heces y carne podrida.

Vino Refermentado: cuando se hace una refermentación controlada en botella esto llega a producir vinos espumosos, en el caso de que no exista algún control arroja efectos que son negativos en el vino: brettanomyces, acidez volátil, carbónico y otros resultados que no son exactamente los deseados para nuestro vino. Esta es una refermentación que tiene su origen si quedan azúcares sin fermentar y levaduras en el vino que se ha embotellado.